lunes, 24 de septiembre de 2012

Resaca de Emmy



Los Emmy son esos premios que operan por la lógica de dar casi siempre la estatuilla a quien ya la tiene en lugar de dar un impulso al trabajo nuevo, pero cuando tienen que destronar a alguien van a elegir a Bryan Cranston.

Cuando premian una serie fuera de lo convencional, la lógica de la Academia parece indicar que hay que hacerlo -lógicamente- de forma poco convencional. Por eso, a 'Louie' le cayó el Emmy de guión por el peor capítulo de la temporada y no el de dirección por el mejor.

En los Emmy, está claro vale más quedarse con las nominaciones y no enterarse de los galardonados, y a veces ni siquiera vale así. Porque las nominaciones no siempre dan la talla -como en esa categoría de mejor comedia en la que era difícil apoyar a alguna-, y porque no hay consuelo al ver a la buena de Amy Poehler idear por segundo año consecutivo la sorpresa más simpática de la gala mientras se queda sin premio por quinta vez. Y mientras Julia Louis-Dreyfus -contra la que nada tenemos- sigue ganando por subproductos como 'Old Christine' o 'Veep'.

Y hablando de la gala, cuando ésta estaba siendo en sí misma una de las cosas más satisfactorias de la noche, podemos confirmar que los Emmy se mueven en una órbita verdaderamente extraña. Pero como nada puede funcionar bien del todo en esta órbita, el tiempo se les fue de las manos a los responsables y tuvieron que cortar las intervenciones a todos los últimos premiados. Desde luego, lo que no podían cortar era la tremenda parida de un montaje 'In memoriam' de un Jimmy Kimmel que por otra parte estuvo acertado como anfitrión.

También tenemos culpa los que año tras año guardamos un resquicio de esperanza por una ceremonia un poco menos 'lógica', ¿no? En fin, un servidor se va a ver Homeland, que ya llega tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Opiniones, dudas, sugerencias...? Cualquier comentario es bienvenido, ¡no dudes en escribirnos!